Públicado por el 26 Ene. 2016 en Blog, Consejos | 2 comentarios

Cuando contratamos una póliza no nos solemos preguntar las condiciones de anulación ya que lo vemos algo lejano o, simplemente, la ignorancia nos hace pensar que podemos dar la baja cuando creamos conveniente.

Esto no es así.

El artículo 22 de la Ley del Contrato del Seguro nos dice «Las partes pueden oponerse a la prórroga del contrato mediante una notificación escrita a la otra parte, efectuada con un plazo de, al menos, un mes de anticipación a la conclusión del período en curso cuando quien se oponga a la prórroga sea el tomador, y de dos meses cuando sea el asegurador.»

Esto quiere decir que debemos avisar con un escrito a nuestra compañía de seguros con, al menos, un mes de antelación. En el caso que sea la compañía quien quiera anular dicha póliza, nos tendrá que avisar con dos meses.

Si no cumplimos este requisito, la compañía puede reclamarnos el importe de la prima por la vía judicial y podemos encontrarnos con el problema de tener que abonar dos pólizas para el mismo riesgo.

Por este motivo, nosotros como profesionales del sector recomendamos hacerlo en tiempo y forma para evitar encontrarnos en una situación no deseada, como así tendrían que hacerlo todos los profesionales del sector.

Si acudes a un banco o entidad aseguradora y te dicen que:

  • «El plazo de un mes no tiene importancia»: esta afirmación no es cierta bajo ningún concepto. Nos podemos encontrar en una situación desagradable en la cual nos van a estar reclamando mediante carta y/o llamada telefónica ese importe sufriendo molestias indeseadas, incluso llegar a una demanda judicial dependiendo de la cuantía.
  • «Nosotros nos encargamos de dar la baja»: esta situación en la mayoría de los casos nunca llega a darse y la Cía de seguros nunca recibe el aviso de la anulación (la baja siempre tiene que estar firmada por el tomador junto con copia del dni) y luego las consecuencias repercuten contra el tomador de la póliza.

Con todo esto, queremos clarificar la anulación de forma anticipada de una póliza y con la tranquilidad que conlleva al ser asesorado por buenos profesionales.