Públicado por el 13 Oct. 2016 en Blog | 0 comentarios

Tener la experiencia de mudarte y establecerte en un lugar nuevo puede ser muy emocionante, pero si piensas en todo lo que esto significa probablemente te invadirá el estrés y el aburrimiento, y más aún si tienes que empaquetar para tu pareja o hijos. Desorden, cajas por todos lados, metros y metros de cinta de adhesiva y coordinación de traslado, son una de las tantas tareas que tendrás que enfrentar, pero ¡no te asustes! A continuación podrás ver algunos consejos esenciales para suprimir el estrés y tengas una mudanza con éxito.

 

Consejos para una mudanza ordenada

• Empieza por hacerte una maleta como si fueras de viaje por una semana e incluye un poco de todo, de esta manera tendrás acceso fácil a las cosas que utilices habitualmente.
• Compra cajas de cartón o de plástico, papel de burbujas, cinta adhesiva y un rotulador. El tamaño de las cajas ha de ser pequeño o medio para que no se haga difícil su traslado y, también es buena idea que guardes papel de periódico, ya que te será útil para embalar los objetos frágiles.
• Hazte una caja de herramientas básicas y no la pierdas de vista. Martillo, destornillador, pinzas, cinta adhesiva, son algunos de los imprescindibles que no pueden faltar en tu mudanza.
• Guarda primero los accesorios que no usarás durante la temporada. Por ejemplo, si te mudas en verano, empaqueta toda la ropa y calzado de invierno, edredón, etc. Luego concéntrate en guardar lo más pesado: libros, objetos de decoración, vajilla, sábanas, toallas, y comienza a desmontar poco a poco los muebles.

 

El paso a paso para un embalaje 10 en una mudanza

• Aunque es común colocar los objetos más pesados en las cajas grandes, es mejor hacerlo en cajas pequeñas para facilitar su transporte. Etiquétalas claramente para que tú o las personas de la mudanza sepan qué hay dentro y a qué parte de la casa pertenece. No te preocupes si solo tienes cajas grandes, puedes poner mitad de las cosas en una caja y la mitad en otra. Aprovecha para acabar de llenarlas con cojines o similares.
• Asegúrate de marcar las cajas pesadas para que no las coloques sobre otras más livianas y se estropee lo que llevan dentro. Refuerza con doble cinta adhesiva todas las tapas para evitar que se abran inesperadamente.
• Utiliza maletas de viaje para guardar tu ropa. Te será más fácil cuando necesites alguna prenda, y también es más sencilla de movilizar.
• Una semana antes de la mudanza, planifica tus compras en el mercado para que evites tirar comida del refrigerador o congelador.
• Utiliza una bolsa de árboles de navidad para mover tus plantas, así las ramas y hojas estarán seguras y no se romperán.

 

¿Cómo hacer las cajas de mudanza?

Ante todo asegúrate de colocar los objetos pesados en el fondo de la caja para que no reboten con el movimiento. Ordena los objetos al mejor estilo “tetris” para aprovechar todo el espacio posible, aunque debes asegurarte de no sobrecargar la caja sino llenarla hasta el límite verificando que pueda cerrar sin necesidad de forzarla.

Es importante que etiquetes claramente qué contiene cada una de las cajas: si son objetos de la cocina, sala, habitación, etc, e indicar de qué lado se deben abrir. Es importante que rotules esta información por todas las caras de la caja.

Para empaquetar cajas frágiles
Todo lo que sea de vidrio, cristal o que se pueda romper con mucha facilidad es un objeto frágil y evidentemente, necesita ser empaquetado con mucho cuidado. Envuelve el objeto en una o dos hojas de papel periódico y cúbrelo con papel burbuja o de hule. Si se trata de un objeto hueco como un vaso o un jarrón, recuerda también ponerle papel por dentro.  Rellena todos los espacios vacíos con más papel para que no se vayan a golpear en el traslado y escribe la palabra “frágil” por todas las caras de la caja con un rotulador de color.
Para empaquetar muebles y electrodomésticos
Comienza a desmontar los muebles una o dos semanas antes de la mudanza y ve guardando parte por parte dentro de las cajas. No utilices cinta adhesiva directamente sobre la madera o vidrio ya que te costará trabajo quitarla y puede arruinar el mobiliario. Si tus muebles son muy grandes y te es difícil desmontarlos, cúbrelos con una manta y asegurarla con un cordón. Repite esta técnica para los electrodomésticos de gran tamaño como nevera, lavadora, secadora, cocina, etc.

¿Qué llevo y qué dejo en la mudanza?

Es muy importante que mires bien todos tus objetos: prendas de ropa, utensilios de cocina, accesorios del baño, habitación, sala y terraza para que analices con paciencia qué te es útil y que no.

Lo primero que tienes que hacer es aprovechar esta oportunidad para hacer un recuento de lo que tienes y evaluar lo que realmente quieres llevar contigo, o si por el contrario, crees que es mejor deshacerte de algunas. Un ejemplo de que no llevar es lo siguiente:

• Ropa y calzado que no usas. ¿Te cuesta abandonar prendas de ropa, inclusive si no les das uso? Pues piénsalo dos veces. Es mejor aprovechar el espacio de prendas inútiles para guardar otras que sean de valor.

• Libros y revistas. Seguramente tienes varios libros en casa adornando un estante o te prometiste que los leerías pero aún no has tenido el tiempo. Mejor sepáralos de tus ejemplares favoritos y considera donarlos antes de mudarte.

• Objetos en mal estado. Si tienes piezas viejas, oxidadas, rotas o desgastadas, es preferible que te deshagas de ellas y las reemplaces por otras nuevas después de que te mudes. Por otro lado, es buen momento para analizar el estado de otros objetos como por ejemplo el colchón: si tiene más de 8 años y su aspecto se ve deteriorado, considera tirarlo y comprar uno nuevo.

¿Cuánto cuesta una mudanza?

Toda mudanza implica un coste ya que, a menos que tengas un coche seguro y lo suficientemente amplio para trasladar las cajas, y además dispongas de mucho tiempo para hacer varios viajes, tendrás que contratar a alguna empresa de mudanza. Este es un aspecto que debes estudiar con mucha calma, ya que hoy en día hay cientos de empresas que se dedican a esta labor y ofrecen diferentes servicios; es importante que escojas uno que se adapte a tus necesidades para que no hagas gastos innecesarios.

Hay empresas que además del transporte también empaquetan, y usualmente cobran entre 700 y 900 euros por una vivienda media de dos o tres habitaciones y dentro de la misma ciudad. Por supuesto el valor se incrementa si quieres empaquetar más objetos y/o trasladarte de una ciudad a otra, elevando el coste hasta los 2.000 euros.

La recomendación más útil es que un par de semanas antes de la mudanza hagas un listado de empresas y compares los precios y ofertas de cada una, luego evalúes si se ajustan a tu presupuesto y una vez que estés a gusto con alguna, coordines la fecha, hora y todo lo que van a trasladar.

Renueva tu seguro de hogar

Una vez que estés disfrutando de tu nueva vivienda, aprovecha la oportunidad para renovar tu seguro de hogar con Zurich y obtengas una póliza que proteja todo lo que tengas al mejor precio.